KARISMA, AGENCIA MATRIMONIAL

Cargando...

jueves, 21 de noviembre de 2013

18 TIPOS DE EX-NOVIOS


¿Tu curriculum sentimental te avergüenza?

Ex penita ajena:

Es aquél que en algún momento significó mucho en nuestra vida pero que ahora es innombrable e incluso llegamos a negarlo, preguntándonos: ¿En qué estaba pensado?.  

Es nuestro lado opuesto, no nos gusta cómo se viste, las cosas que escribe en facebook e incluso vemos fotos con su nueva pareja y pensamos: "¿por qué estuvo conmigo si ahora anda con "eso"? Todos tropezamos alguna vez con un(a) novio(a) vergonzoso.

Ex facebookero:

Es el típico ex que hace años que no vemos, pero que tenemos totalmente presente porque comenta absolutamente todo lo que ponemos en Facebook y resto de redes sociales. Ya no le interesamos, según él/ella, pero basta con que escribamos "tengo frío" para que él ponga "abrígate". Muchas veces estos(as) exs ni siquiera se atreven a escribirnos algo, pero marcan el clásico "like" a todos tus movimientos para seguir presentes.

Ex políticamente correcto(a):

Jamás olvidará una fecha importante, siempre llama en nuestro cumpleaños, en el de nuestra madre y hermanos, felicita navidades y años nuevos. Lo más extraño es que sus llamadas son frías y van al grano. Es imposible no preguntarse: "¿para qué llama?". Recurren a frases como: "te deso lo mejor", "¿qué tal todo?"... Inentendible.

Ex busca fiestas:

Este(a) nefasto(a) sólo quiere salir de fiesta de cualquier manera. Es descarado y sin escrúpulos. Es capaz de llamar a las 2 de la mañana preguntando: "¿dónde estás?". Lo que más rabia da a veces es que puede localizarte desde un móvil prestado o mandarte un mensaje de texto sin venir a cuento y por sorpresa.

Ex transformer:

De oruga a mariposa, es el ex que no podemos reconocer de lo cambiado que está. Pareciera que estamos viendo a una persona completamente diferente. Es más, ahora creemos no conocerlo en absoluto. Puede ser que pase de roquero a científico serio o viceversa. Si su cambio es a mejor, cuidado, podría representar un peligro. Si esto ocurre y os encontráis no te lo podrás quitar de la cabeza durante un tiempo.

Ex "preséntame un(a) amigo(a)"

No ha entendido el significado de la palabra "ex novio(a)" y jamás lo entenderá. Para él/ella es muy normal preguntarnos si no tenemos un amigo o conocido que le presentemos. Nunca le hemos dado señales de ser su amigo(a), pero aún así quiere que nos tomemos la molestia de buscarle pareja. Muchas veces esta petición es una máscara para ocultar inseguridades  y/o demostrar que lo vuestro ya lo tiene superado, no le creas.

Ex paño de lágrimas:

¿En qué momento nos pusimos un letrero que dice: "me interesan tus problemas"? No sabemos por qué pero este ex se toma la libertad de llamarnos cada vez que está triste. Es capaz de marcar tu teléfono o pedir que quedéis para contarte su última ruptura. Valorará tus consejos y no encontrará, en nadie, lo que tenía a tu lado. Lo malo es que no sabe procesar esa información y la disfraza con "crisis emocionales" inexistentes.

Ex utilizado(a):

Este es el ex ñoño que está dispuesto a ser nuestro compañero incondicional con tal de vernos y estar a nuestro lado. Nos quiere mucho y de verdad se preocupa por nosotros; pero es nuestro plan fiestero; en realidad sólo lo utilizamos cuando no tenemos gente con la que salir. Es clásico que le llamemos cuando nos peleamos con nuestro(a) novio(a) para utilizarlo como "venganza", pero la realidad es que no nos atrae ni un poco.

Ex mejor amigo(a):

Con él/ella tuvimos una relación muy importante; o pasajera pero muy divertida. La recordamos de una forma muy positiva. Vivimos muchísimas cosas juntos, conocimos nuestras virtudes y defectos, aún hay atracción sexual pero sabemos que a día de hoy sólo somos amigos. Seguimos saliendo de vez en cuando con él/ella y nos reímos a carcajadas cuando estamos juntos. Sabemos que siempre contaremos con él/ella, incluso podríamos ir a su boda sin ningún problema. ¡Cuidado! porque tanto feeling puede pasar factura y llevarte a una infidelidad.

Ex amante:

Resulta que llevamos algún tiempo sin pareja y sin sexo y no nos gusta acostarnos con desconocidos, ¿qué se hace en estos casos? Tener nuestras aventuras con alguien de confianza, ¿no? ¿Quién mejor que el ex novio(a) que es un(a) buen amante en la cama? Así que sin compromisos ni rollos, agarramos el teléfono y les llamamos cuando andamos con ganas.... Lo malo es que este tipo de relación podría engancharnos y terminar mal.

Ex stalker:

Este individuo no nos ha superado, obviamente. Su vida gira en torno a lo que publicamos en las redes sociales. Su día no inicia sin antes entrar en nuestro perfil de face y comprobar qué novedades hemos puesto. Sabe más de nuestra vida que nosotros mismos. Lo más freak y raro del asunto es que de repente reclama cosas sin sentido: "El otro día te saludé por el chat y no contestaste, quiero suponer que tenías un mal día", "¿what? ¿de qué habla?". Lo que él/ella no sabe es que ya no existe en nuestro mundo, ni siquiera un poco.

Ex reventado(a):

Tiene tan buen rollito siempre, amigos increíbles y una excelente actitud nocturna, que hace que no lo podamos comparar con nadie. No le echamos de menos como novio/a porque siempre fue un fiasco, pero en cuestiones fiesteras jamás podríamos dejar pasar unas noches de locura con él/ella. Hay gustos musicales en común, anécdotas juntos y somos igual de borrachines. Cuando lo vemos compartimos muchísimas horas bailando, aunque casi no hablamos.

Ex vergonzoso:

La desgracia de tener esta ex pareja es que nos lo seguimos encontrando en todos lados, sobre todo en fiestas grupales a las que acudimos con el nuevo(a) novio(a). La noche no se puede ir invicta sin que haga el ridículo: o se emborracha más de la cuenta, o baila raro, o llega con dos tipas(os) de dudosa procedencia, o vomita en el peor de los casos. Cuando analizamos la situación no podemos evitar decir: "que vegüenza, yo no lo conozco".

Ex dejado:

Este(a) pobre ex nos sigue teniendo muy presente. Es posible que el zumbido en nuestros oídos sea por su culpa. Siempre hablará mal de nosotros; y si nos ve, ni siquiera nos saludará. Mal educado/a. Lo que no sabe es que nos tiene sin cuidado todo su odio, para nosotros sólo fue uno más.

Ex que se pone horrible:

La última vez que lo vimos era guapo y nos atraía muchísimo, pasaron algunos años, dejamos de verlo y cuando nos lo volvimos a encontrar... resulta que ahora es una albóndiga; es más, hasta gangoso se volvió: "¿hoda, te acuedas de mi?", y pensamos: "de la que me libré..."

Ex que se pone guapísimo(a):

No hay cosa que duela más que encontrarnos con este ex novio; un(a) tipo(a) que no era el/la más agraciado(a), nada del otro mundo y ahora es empresario(a), rico(a), guapo(a) y sexy. Cuando lo vemos, sentimos perfectamente cómo se nos caen los pantalones al suelo, no sabemos si echarnos a correr y escondernos o lanzarnos a sus brazos. Lo peor de todo es que siempre nos lo cruzamos el día que vamos más desarreglados(as)...¡el mundo es un pañuelo!

Ex desaparecido:

Como por arte de magia se esfuma del planeta tierra. No volvemos a saber nada de él/ella  nunca más. Alguna vez  lo(a) buscamos en las redes sociales pero no lo encontramos, no tenemos su teléfono y jamás tuvimos amigos en común, por lo que siempre nos preguntaremos: "¿qué habrá sido de el/ella?"

Ex gay:

La mayor sorpresa que nos podemos llevar: enterarnos de que el ex ya no figura en la lista de posibles reconciliaciones, pues resulta que ahora es gay y el interés por este género ya no existe. Lo más loco es que jamás lo sospechamos.
Nos lo(a) encontramos en un bar gay al que fuimos a buscar a nuestros amigos, bailando una canción de Cher y más amanerado que de costumbre, o nos cuentan terceras personas que ha rehecho su vida con alguien del mismo sexo. No podemos evitar pensar: "¿Habrá sido gay desde que estuvo conmigo?"

5 motivos para perdonar una INFIDELIDAD


Mucho se ha dicho sobre la infidelidad dando por hecho que ante ella, solo existen dos opciones: olvidar y pasar página o por el contrario, romper con la pareja. La libertad humana es el mejor vehículo de realización personal, ya que cada uno es libre de hacer con su vida lo que quiere. 

Por ello, hoy, poniéndonos en la situación de aquellos que, finalmente, decidieron perdonar una infidelidad, analizamos los motivos más importantes que justifican esta decisión:
 

1. En primer lugar, los valores de una persona son determinantes en este sentido. Mientras para la mayoría de las personas la fidelidad es un valor supremo, por el contrario, existen casos de personas que creen que es un valor relativo. Existen personas que creen que una infidelidad es perdonable y que es mucho más grave la falta de lealtad. ¿Cuál es tu opinión en este sentido?

2. Por otra parte, el amor es la máxima razón por la que se puede perdonar una infidelidad. ¿Cuáles son los rasgos más importantes del amor humano? El desinterés, la generosidad, el altruismo, la falta de condiciones, la entrega mutua… Por ello, aquel que ama de verdad y se da cuenta de que no puede olvidar al otro, decide darle una nueva oportunidad, poder empezar de nuevo… De hecho, existen casos de parejas que aseguran que su relación se fortaleció a raíz de una infidelidad. ¿Crees que esto es posible?

3. Entre los motivos que justifican el perdón de una infidelidad, no debemos perder de vista la propia psicología humana: las tentaciones existen, la atracción es real, y cualquiera puede tener un momento de debilidad. Como se dice coloquialmente, todo el mundo puede cometer errores. ¿Pero crees que una infidelidad es un error como otro cualquiera o por el contrario, tiene mayor gravedad?

4. Para perdonar una infidelidad, hay que hacer balance y valorar si lo bueno a lo largo de tantos años de relación tiene más peso que lo malo.

5. Para finalizar, en ocasiones, existen personas que deciden perdonar una infidelidad, simplemente, por un deseo de querer cuidar las apariencias a nivel social y no dar lugar al qué dirán. Existen parejas que por fuera parecen perfectas, sin embargo, su hogar es de todo menos un paraíso de amor. Más bien, se respira indiferencia.

¿Qué otros motivos crees que existen para perdonar una infidelidad ya sea real o virtual?

¿Alguna vez has pasado por una situación de estas características?


Fuente: www.blog.mobifriends.com

martes, 12 de noviembre de 2013

NUEVA IDEA DE NEGOCIO

Una vez más las socias de la Agencia Matrimonial Karisma de Madrid, sin dejar las actividades por las que se las conoce, han iniciado un nuevo proyecto empresarial ya que siguen creyendo que en estos momentos difíciles, diversificar siempre es mejorar.

Este proyecto comenzó hace unos meses y está orientado a personas que quieran mejorar su vida con beneficios económicos extras.
 
¿Quién no quiere mejorar su economía de una forma fácil, sencilla y segura? Nosotros te podemos explicar la idea y si te interesa podemos empezar a colaborar.
 
Independientemente de Madrid, también estamos buscando personas en otras ciudades españolas para abrir nuevas delegaciones.
 
 
 
Si estás interesado en que te lo expliquemos mejor, llámanos, Sonia, psicóloga de Karisma será la encargada de coordinar las futuras presentaciones sin ningún compromiso.

Un saludo cordial de todo el equipo que trabaja en Karisma.
 
 
 
Llámanos al 633791390 
 
o escríbenos al correo: info@webkarisma.com

 

lunes, 2 de septiembre de 2013

UNA CARTA DE AMOR ESCONDIDA CASI UN SIGLO EN EL RECOVECO DE UN ARTESONADO DE MADERA

Los trabajos de documentación del Museo de la Alhambra para catalogar sus fondos han sacado a la luz, en el hueco de un artesanado mudéjar de una desaparecida iglesia de Granada, la carta de amor que un tal Pepe escribió a su amada Emilia en 1921. 

Los jardines y rincones de la Alhambra esconden en cada esquina leyendas, secretos, amoríos y traiciones, muchos enterrados para siempre y otros descubiertos por la labor de conservación del personal del monumento. 



Los trabajos de documentación y catalogación que afronta el Museo de la Alhambra han permitido descubrir, casi un siglo después, las palabras de amor que Pepe, un vecino de Sorvilán, mandó a su querida Emilia en 1921. La misiva, de una pobre ortografía y en un papel sin importancia, ha envejecido escondida en un artesonado de madera hasta que el Museo ha rescatado esas palabras de amor. Su valor no puede competir con el de otras piezas alhambreñas utilizadas por sultanes y princesas, pero sí dejan un reguero de misterios, anécdotas y las historias que la imaginación de cada uno pueda diseñar. 

 El equipo de arqueólogos que descubrió la carta ha explicado esta semana que el trocito de papel que enmarca las palabras de amor ha visto la luz en uno de los paños de madera que componían el artesonado de la extinta iglesia de San Gil de Granada, almacenados en el Museo alhambreño y de talla mudéjar. 

En la carta, que se aborda con guantes como si de una joya más se tratase, fue escrita hace 92 años por Pepe, un vecino del municipio alpujarreño de Sorvilán que le contaba a su amada Emilia que le mandaría con un recadero otra misiva junto a un racimo de uvas dirigido a un tal don Antonio. "Si el miércoles no las llevara, no hables el jueves al otro que va con uvas (....) Me dirás si recibiste las uvas y que mandarás las cartas con el que lleve las uvas (...) Sin otra cosa por hoy, besos del que te quiere", reza la carta. 

Entre Sorvilán y la iglesia granadina que refugió las letras de amor y uvas, entre Pepe y Emilia, distaban más de 92 kilómetros de vías sinuosas, quizá demasiados para declarar un amor que hoy habría llegado a golpe de clic y con emoticono incluido por Internet. 

La misiva ha descansado escondida en el recoveco sin que nada se sepa de sus protagonistas y con un final abierto para que cada cual decida si Emilia leyó aquellas letras, las respondió y cosechó una vida feliz con Pepe. O si quizás un desatino llevó a los amantes a quedar como se dice, a por uvas, sin recibir noticias del otro. 

Lo que sí han detallado en el Museo de la Alhambra es que la carta nunca colgó del techo de la iglesia de San Gil, un extinto templo ubicado al final de la calle Elvira de Granada que se destruyó a finales del siglo XIX, antes de las letras de Pepe, para albergar el diseño de la Gran Vía y el anchuroso centro de la ciudad. 

El personal de la Alhambra seguirá ahora la pista para conocer cada detalle de los lugares que cobijaron los paños de madera del artesonado mudéjar y con ellos, la carta de amor. 

Fuente: 20 minutos.es

lunes, 1 de julio de 2013

TALLER CUIDADO DE LA PIEL

TALLER CUIDADO DE LA PIEL

¿Te gustaría saber cómo cuidar tu piel y estar cada día más content@ con tu imagen?



Te invitamos a nuestro TALLER DEL CUIDADO DE LA PIEL para que puedas comprobar cómo, con unos sencillos pasos, puedes conseguir una piel increíble y estar más guap@ cada día.

En nuestra clase gratuita y sin compromiso del Cuidado de la Piel vamos a hacer todo esto y mucho más de forma práctica, rápida y eficaz.
Vas a tener la oportunidad de disfrutar los beneficios del exclusivo sistema anti-edad Mary Kay®, donde te enseñaremos todo lo necesario para mantener tu piel limpia, hidratada y luminosa. 
Haremos tres tratamientos:
1.   Set Manos de Seda. Satin Hands® que deja tus manos tersas y suaves.
2. Set de Labios. Satin Lips®. El resultado son unos labios libres de pieles secas, naturales y muy hidratados.
3. Cuidados para lucir una piel espectacular, una colección de productos que trabajan juntos para ofrecer los mejores resultados limpiando, exfoliando y tonificando tu piel en un solo paso. Te aplicarás nuestros Serum, formulados con el exclusivo Sistema Pro-renovación™ para combatir los signos del paso del tiempo y dar a la piel un aspecto más juvenil y radiante, aumentando su tersura. Finalmente, aplicaremos una hidratación intensiva para que tu piel preserve y aumente su humedad natural y su firmeza.
 
Con las chicas acabaremos con un maquillaje “Express”, aplicando la base como paso final, lo que ayuda a proteger la piel del medio ambiente, unifica el tono, cubre las posibles imperfecciones y sella la humedad natural. El resultado es una piel más luminosa.

Ponte en contacto con Sonia en 913107407/ 655546955 y reserva ya tu plaza.

Haremos varios talleres grupales de chicos y chicas, de unas 5 personas en diferentes fechas en la agencia,  los talleres serán totalmente gratuitos y sin compromiso alguno para que aprendáis todos los secretos para cuidar la piel.  

¡¡Anímate y apúntate ya!!

martes, 25 de junio de 2013

SENTIMIENTOS QUE DAÑAN Y CÓMO MANEJARLOS

Si les pidiera que contestaran a la pregunta: ¿cuál es su misión en la vida? Seguramente no me darían una sola respuesta, sino muchas. Todas las personas tienen objetivos diferentes relacionados con su vida familiar, personal, social y laboral. Pero hay un deseo que nos une a todos, y ese es el de ser feliz. Todos anhelamos equilibrio interior, paz y tranquilidad.

El bienestar no viene genéticamente predeterminado, sino que se busca, se entrena. Las personas se rodean de circunstancias, de otros compañeros de viaje y de momentos que les aportan felicidad, buscan la seguridad y tratan de desprenderse de todo lo que les incomoda y provoca dolor. De hecho, vivimos en la era de la felicidad. Se cultiva y practica una filosofía dirigida a cuidarse y mimarse, y muchas personas dejan de salir de su zona de confort para evitar enfrentarse a sus miedos y no sentir la incomodidad del sufrimiento. Pero la envidia, la culpa, el remordimiento, la inseguridad, la frustración, la vergüenza…todos esos sentimientos forman parte nuestra evolución. Lo inteligente es saber dosificarlos para que cumplan con su función y no dejar que nos bloqueen.



Todo tiene su razón de ser y una explicación lógica. Los sentimientos negativos funcionan como un termómetro, nos indican que algo no funciona y se manifiestan a través del malestar. Pero tienen su parte positiva: educan, permiten evolucionar y generan aprendizaje. ¿Si no sintiera culpa, cómo sabría que ha herido a alguien? Si no sintiera frustración, igual no le daría valor al esfuerzo cuando consigue su objetivo. ¿Y qué me dice de la inseguridad?…También tiene un sentido evolutivo, le protege de las amenazas, aunque muchas de ellas no sean tan aterradoras como imagina. Ahora, deje espacio a sus sentimientos y, cuando estime que han convivido con usted el tiempo suficiente, ábrales la puerta y déjeles marchar.

Siente envidia porque anhela aquello que desea y que sí tienen otras personas. Siente envidia porque valora el mundo como un lugar injusto en el que usted no está ni tiene lo que desearía. Una de dos, o acepta su realidad o se implica en modificarla. Pero sufrir sin invertir tiempo y esfuerzo, no. 

Para abrir la puerta de salida a la envidia:

Reconozca su sentimiento. La envidia es un sentimiento que, además de hacerle sufrir, es feo. Dígase a sí mismo: “Tengo envidia”. Si no lo hace, siempre tratará de justificar su malestar, pero no llegará a vencerlo.

Analice por qué. Esfuércese y acepte lo no controlable. Las personas suelen tener envidia porque perciben una situación como injusta. Los motivos por los que no tiene aquello por lo que suspira (tipo, inteligencia, dinero, poder…) pueden ser muy variados, pero sean los que sean tiene dos opciones: la primera, implicarse y trabajar en lo que dependa de usted para conseguirlo, la segunda, aceptar lo que no puede gestionar.

Si es de los “envidiosos buenos”, compórtese como si no tuviera envidia. Pregunte a su amigo qué tal le va en ese trabajo en el que está triunfando y escúchele; dígale a su amiga que la ve más delgada y esbelta, alégrese de forma sincera por el viaje de vacaciones que va a hacer esa pareja de conocidos o familiares. Y refuércese por haber superado una situación difícil. Dígase a sí mismo: “Ves, lo haces muy bien, ahora te sientes mejor por haberte interesado por ellos”.

Céntrese en usted mismo. El valor no está en la comparación, sino en su propio yo. Plantéese un objetivo y piense en qué medida puede involucrarse para alcanzarlo. A veces pierde más tiempo criticando, desprestigiando y deseando lo de otros que invirtiéndolo en su mejora. Esa energía sería muy productiva si la gastara en evolucionar.

Pida perdón para vencer a la culpa y el remordimiento. Usted siente culpa cuando sabe que ha herido a otra persona, con intención o sin ella. Ver que otro sufre por algún comportamiento que ha tenido le hace sentir mal. Ese malestar es el motor que le lleva a reflexionar para que la próxima vez tenga más cuidado. Gracias a esta sensación incómoda conseguimos aprender. Si cada vez que hiriésemos a alguien no sintiéramos ese dolor, estaríamos hablando de una persona sin empatía, incapaz de ponerse en el lugar de otros, y esto le dificultaría mucho sus relaciones sociales. Nadie quiere convivir, ni trabajar, ni tener como amigo a una persona que hace daño y que no es consciente del mismo.

Pero sentir culpa no significa que tenga que machacarse toda la vida. La culpa le permite pensar qué haría de forma diferente la próxima vez, y a partir de ahí, borrón y cuenta nueva. Siga estos pasos para deshacerse de su malestar.

Pida perdón de forma sincera. Pero no lo haga de forma cobarde, no utilice el whatsapp, dé la cara. Pronuncie el nombre de la persona y acompáñelo diciendo que lo siente y por qué.

Repare el daño. Pedir perdón es el primer paso, el segundo es tener un detalle. Si ha roto algo, repárelo; si ha sido borde, tenga el gesto de llevar unos bombones, si no ha sido atento con algo que era importante para esa persona, mande un correo, una canción o algo gracioso que haga sentir especial a la persona herida.

Sea el de siempre. Haberse equivo­­cado una vez no le obliga a convertirse en alguien sumiso con esa persona, como si tuviera que estar avergonzado toda la vida. Todos cometemos errores. Si el desliz entra dentro de lo razonable y, sobre todo, si no ha tenido una mala intención, tendría que poder perdonarse. El rencor y la soberbia de las personas heridas a veces superan su buena intención. Cuando haya hecho todo lo que podía, deje que la otra persona tenga su tiempo. Y si le parece excesivo, decida cómo comportarse usted a partir de ahora con esa persona que no tiene capacidad para perdonar y cerrar heridas.

Enfréntese con valentía a su inseguridad y su vergüenza. La inseguridad, la vergüenza y el miedo son sentimientos y reacciones del cuerpo y de la mente ante lo que usted interpreta como una amenaza. Siente inseguridad cuando no controla el ambiente, cuando lo que le rodea no es predecible. Siente vergüenza cuando percibe la posibilidad de no estar a la altura, de perder, cuando las expectativas le superan. Y el miedo se apodera de usted pensando que puede pasarlo mal, puede contagiarse, darle un infarto, perder el trabajo o ser rechazado por esa persona que le atrae. ¡Qué más da el miedo que sienta! El verdadero peligro es dejar escapar las oportunidades, no luchar por ellas, porque ahí es donde está la derrota.

Aprenda a convivir con el fracaso y con las emociones negativas, forman parte de la evolución y de la vida. ¿Alguna vez le dijo alguien que esto sería fácil? Cometer errores, ser criticado, sufrir… es parte del camino. Coexis­­ten con la felicidad, la recompensa y el orgullo.

Si quiere conseguir salir de su zona confortable: 
 
Busque un motivo. Seguro que lo tiene. Póngalo ahora por escrito, en grande y en un lugar visible.

No piense que puede fallar y centre su atención solo en lo que desea hacer y cómo. Describa su plan de actuación.

Es válido, bueno y fuerte. Tiene ejem­­plos en su vida que lo demuestran. ¿Qué tiene en la cabeza, lo que le debilita o sus fortalezas? Son sus puntos fuertes los que debe potenciar, no los que restan.

Pensar en el éxito. ¿Qué hace pensando en lo que puede fracasar o en lo que no desea que ocurra? ¡Menudo gasto de energía inútil! El tiempo es limitado, inviértalo en pensar en lo que ¡sí! desea que pase. Prepárese con la palabra y con el pensamiento para conseguirlo. Repítase: “¡Yo puedo! ¡Estoy preparado! ¡Me lo he trabajado!”.

No a las emociones negativas. No es el único que las tiene, las tenemos todos, pero muchos de nosotros hemos decidido dejar de escucharlas. Es lo que nos diferencia. Su vida no es más difícil, ni tiene menos suerte que otros. Solo que los otros, en lugar de escuchar el peligro, lo valoran, y luego deciden enfrentarse a él. No se trata de ser temerario, solo valiente.

Actúe. Los cinco puntos anteriores son geniales sólo si los pone en marcha. Los propósitos sólo tienen sentido si se materializan.

Los sentimientos negativos le permiten ver el mundo desde otro punto de vista, pero no significa que le tengan que paralizar. Analice y saque una lectura positiva de su emoción y de su presencia. Aproveche lo que le pueden aportar y, luego, desármelos. 
 
Hay muchas personas con miedo a ser felices. Hacen extrañas deducciones, como que si se entregan al placer recibirán un castigo. Cuando cometen un error se lo reprochan una eternidad, para tomar consciencia del tremendismo de lo que han hecho. Ser sufrido, negativo, sumiso… no es la pócima de la felicidad. Nadie le va a recompensar en otra vida por haber sufrido en esta de forma gratuita. Atrévase a ser feliz y a tener recuerdos de esos que vale la pena almacenar.

Fuente: elpaís.com

miércoles, 19 de junio de 2013

¿TE VAS A VIVIR CON TU PAREJA?

Cuando el amor y la pasión controlan nuestros pensamientos y acciones es difícil mantenerse frío para tomar decisiones objetivamente. Se pueden subestimar las posibles dificultades, se esperan cosas que finalmente no pasan y al final nos sentimos decepcionados. ¿Qué ha pasado? Que en ese estado de semieuforia o euforia completa las parejas pueden presuponer un montón de cosas en nombre del amor; ¡Error!





¿Cómo disminuir la posibilidad de equivocarnos?. Hay que sentarse a hablar y poner las cartas encima de la mesa sobre lo que cada uno espera. Sobre todo en las principales cuestiones que causan conflicto.

Espacio: El paso de vivir sólo a compartir, ¡es duro!. Que se conviva no significa que se renuncie a la intimidad de cada uno; si acabas teniendo que irte de casa para sentirte a gusto ojo, ¡te han invadido!. 

Es importantísimo que habléis sobre esto y llegar a acuerdos sobre cosas como la decoración, el rinconcito sagrado de cada uno o el uso de los espacios y lo que significa el orden para cada uno. Ambos tendréis que ceder. 

Tiempo: Un miembro de la pareja no puede disponer del tiempo del otro, si se dedica a amigos, familia, hobbies es cosa de cada uno y si quieres que sea compartido hay que hablarlo, no dar por sentado que el otro tiene que hacer lo que uno quiera. No considerar el tiempo del otro aunque sea para hacerle esperar es una falta de respeto. 

Dinero: Contrariamente a lo que muchos creen, hay a quién le ruboriza más hablar de dinero que de preferencias sexuales, pero la falta de trasparencia con el dinero es una de las principales  fuentes de problemas. Hay que sentarse, aclarar qué expectativas se tienen y acordar cómo se quiere llevar este tema.  

Familia: Tarde o temprano hará acto de presencia, básico establecer los límites desde el principio.  

Dirección de la relación: El por qué está claro, ¡nos queremos! pero el para qué no suele contemplarse, aseguraros de que vais en la misma dirección y así, cuando vengan los cambios o grandes decisiones no habrá sorpresas.  Por ejemplo, tener hijos o no, pasar por el altar, boda civil, hipotecarse o vivir de alquiler, temporadas en otros países...

Si no hay acuerdo, lo mejor será replantearos la convivencia antes de dar el gran paso...


Fuente: silviaolmedo.tv